Trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo, se da más veces de lo que parece, a veces permanece latente hasta que por circunstancias externas se precipita. Comúnmente y para entenderlo, podemos definirlo como un trastorno de ansiedad que consiste en una serie de pensamientos obsesivos, que producen mucha angustia y ansiedad, la persona ante ese malestar intenta evitarlos lo que contribuye más a mantener el problema, y también alivia esa ansiedad con una conducta compulsiva.Por ejemplo una persona que se obsesiona con que ha tocado algo y se va a contagiar, ese es el pensamiento obsesivo y la compulsión lavarse las manos, o la hipocondría que también es un TOC, el paciente se nota un síntoma y piensa que tiene una enfermedad grave, la conducta compulsiva puede ser mirar por internet o ir al médico compulsivamente. Otro ejemplo una madre que se obsesiona con que puede hacer daño a su hijo y la conducta compulsiva es evitar o comprobar que no se quede sola. O la persona que cree que se ha equivocado y comprueba una y otra vez que no es así perdiendo mucho tiempo y con un considerable desgaste psicológico.A un nivel más bajo sucede cuando creemos que nos dejamos la puerta abierta continuamente y tenemos que ir a comprobarlo, o la vitroceramica. Lo que hace que el problema sea más grave es el grado de afectación de la vida personal, social y familiar.
Lo más efectivo para tratar este problema es por un lado el tratamiento farmacológico que aliviara síntomas de ansiedad y la terapia cognitivo conductual, que dotara al paciente de recursos para superar el problema.