Razón e inseguridad

Uno de los aspectos que puede dañar las relaciones con los demás es el hecho de querer tener razón a toda costa, las personas que actúan de este modo a pesar de la seguridad y la fortaleza que superficialmente puedan demostrar, poseen una inseguridad enorme por el hecho de creer que no pueden equivocarse, no lo podrían soportar.
Este tipo de actitudes puede llegar a irritar, es desagradable comunicarse con una persona que siempre quiere tener la razón, lucharan por defender su sensación de fracaso una y otra vez hasta la extenuación.
Uno de los miedos de la persona que actúa de este modo es creer que los demás le rechazaran si comete algún error y la paradoja es que sucede al revés cuanto más defienden sus argumentos sin respeto más rechazo ocasionan.