Lo que creo de mí

Si los niños cuando comienzan a andar , antes de tener la capacidad de pensar tuvieran  las anticipaciones negativas que tenemos los adultos ,muchos tendríamos la firme creencia de no poder andar, de no ser capaz de hacerlo.
Afortunadamente los niños a la edad que comienzan a andar al no ser conscientes de esos pensamientos son capaces de caer y volver a levantarse, sin anticipar que pueden volver a caer, porque esa caída o falta de equilibrio forma parte de la experiencia.

¿Qué pasaría si ese niño pensara como algunos adultos? lo dicho existirían adultos que no son capaces de andar porque un día dejaron de intentarlo…como aquel elefante de Bucay.