Actitud

La actitud es más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que lo que la gente hace o dice. Es más importante que la apariencia, el talento o la habilidad. Lo asombroso es que todos los días tenemos una elección relativa a la actitud que adoptaremos ese día. No podemos cambiar nuestro pasado. No podemos cambiar el hecho de que la gente actúa de cierta manera. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos cambiar es jugar con el hilo del que pendemos, y ésa es nuestra actitud.

(Charles Swindoll)