El golpe

Mas importante que dar el golpe, es saber donde golpear. 
Un día el motor sufre una avería. Inmediatamente llaman al técnico más cercano que trabaja durante una semana sin obtener resultados. Llaman entonces al mejor ingeniero naval del país, quien trabaja el motor durante tres días completos y tampoco obtiene nada. La empresa de navegación llama entonces al mejor especialista. Éste tras llegar observa el cuarto de máquinas, escucha el ruido del vapor, examina la instalación de los tubos, saca un pequeño martillo de un estuche, da un golpe a una válvula roja y guarda el martillo en la caja. Ordena encender los motores y todo funciona con normalidad.

Más tarde, llegan las facturas:
El técnico local 300
El ingeniero nacional 3000
El especialista 30000

Ante este último precio, la compañía solicita un desglose de dicha factura:
El especialista detalla que por dar un golpe de martillo: 1

Y por saber donde golpear: 29.999