Vivir

Recuerda un instante que fuiste feliz, habló no de una época ni un tiempo sino de ese instante en el que todo parece funcionar a cámara lenta, sabrás a que me refiero porque las emociones que uno siente en esos momentos es como si se abriera algo en nuestro interior, a diferencia de las emociones negativas que encogen el alma.
Esos instantes mágicos, al contemplar un paisaje, al ver sonreír a tu hijo/a o a tus nietos , el placer de pisar descalzo/a la hierba mojada, la brisa acariciando nuestro rostro ,pasear , un viaje inolvidable, el primer traguito de cerveza en buena compañía, un abrazo , tantos besos …
La diferencia con otros momentos es que en ese instante utilizamos los cinco sentidos, por eso permanecen en el recuerdo, los archivamos en pequeños cajoncitos a los que recurrimos cuando queremos volver a regocijarnos, un olor, un sabor…
Estos días nos ayudará abrir esos cajones, muchos de esos recuerdos con nuestros seres queridos y amistades que no vemos ,poder volver a sentirlos pese a las distancias.
Estos días podemos permitirnos vivir de recuerdos y necesitamos confiar en que volverán.