A las ocho en el reloj

Cada día en nuestro balcón no faltamos a nuestra ineludible cita de las ocho , aplaudimos con fuerza , con toda la intensidad que nos permiten nuestras manos, es nuestra gratitud más sincera a todos los sanitarios, a las personas que trabajan en los supermercados, a todos y cada uno de los que siguen saliendo fuera para trabajar.
Me emociona vuestra solidaridad ,todas esas buenas personas que se ofrecen para comprar a nuestros ancianos, toda esa gente que estáis allí que es muchísima , me emocionais.
A esas personas que nos regalan cada día una canción, su voz a través de los balcones, sus emociones.
Seguiremos aplaudiendo , con un aplauso sentido, con el mejor de los significados , es un «os necesitamos» un «estoy con vosotros «, es un «gracias» es un «lo siento» a quien ha perdido un ser querido.
Hace nada no sabíamos quien vivía en frente y ahora son nuestros imprescindibles de las ocho de la tarde, que hacen que no nos sintamos solos , todos estamos pasando por lo mismo, todos somos compañeros de vida en estos momentos .
Cada persona, cada enfermo, cada fallecido no es una cifra, es algo nuestro.
Seguiremos saliendo a nuestra cita, cuando las ocho marque el reloj, seguiremos aplaudiendo,esos aplausos que dicen tanto y que se convierten en abrazos.

pd: la voz es de Eva Artero Bretos, antigua compañera de clase y amiga, gracias por tanto