Mirar adentro

Nos empeñamos en mirar hacia afuera muchas veces para responsabilizar a las situaciones externas o incluso a las personas que nos rodean de nuestro propio malestar.
Lo doloroso a veces es parar y mirar para adentro, y preguntarnos que vacío queremos rellenar, que carencia queremos disimular.

Es necesario hacernos las preguntas correctas, ¿qué necesito? ¿qué relación tengo conmigo misma/o?¿cómo me trato?¿qué tipo de anestesias del alma utilizo? alcohol, sexo, trabajo, drogas …
Las conductas compulsivas son huidas de uno mismo…tiritas emocionales que utilizamos para mitigar lo que duele.
Comprendernos, sin vergüenza y desde la aceptación, asumiendo que tenemos conflictos que sanar, solo esto nos ayudara a encontrar nuestro verdadero camino…