Tener razón

En cualquier relación con los demás uno de los grandes enemigos y encadenamientos es la necesidad de tener la razón, pasamos tiempo intentando que el otro vea que nosotros estamos en lo cierto ¿cómo puede osar a no darme la razón si yo lo veo tan claro?
Al final la búsqueda de tener la razón se lleva relaciones, y produce grietas con los demás.

Cada uno interpretamos las cosas de manera diferente, basado en nuestra historia personal, nuestros conocimientos, nuestra información, nuestros valores, y nuestra manera de interpretar el mundo.

Al final la intolerancia que produce esa necesidad de tener razón, no es más que inseguridad disfrazada de rigidez, no es más que un esfuerzo por no poder soportar el poder aceptar la posibilidad de equivocarnos o de aceptar las opiniones de otros aunque no estemos de acuerdo.
A partir de ahora cuando sientas esa necesidad piensa que debajo de todo esta la inseguridad, que cuando más me empecino en convencer solo demuestro mi debilidad y que eres libre cuando no necesitas tener razón, simplemente opinar con libertad y aceptar las opiniones de los demás, es como decir acepto lo que piensas aunque mi opinión sea diferente y me libero de tener que convencerte…