Maldita ansiedad

Las personas que acuden a consulta aquejadas de ansiedad, lo que más les preocupa son los síntomas de ansiedad (lógico) puesto que desconocen las consecuencias de esos síntomas y muchas personas en las primeras fases de ansiedad piensan que están enfermas físicamente y algunas incluso que van a morir o se van a volver locos.
Imagínate que llevas una mochila, una mochila que vas llenando de piedras, situaciones que nos ocurren, pero sobre todo como las vivimos (a veces sin parar de dar vueltas a la cabeza, generando emociones tóxicas y no descargándolas de forma adecuada, o no expresándolas) .
Es fundamental no alarmarse pensando que va a pasar algo, porque aunque los síntomas son desagradables no va a pasar nada, el concentrarse en los síntomas solo los aumentara.
Tomémoslo como una oportunidad de explorar que ocurre en mi vida, sino encontramos situaciones que desencadenan el problema, es cuestión de dirigir nuestra atención a como pienso, que actitud tengo en la vida, allí es donde tengo que buscar soluciones, porque realmente el cambio fundamental es este, sino cambio mi actitud o como pienso, la ansiedad será mi compañera desagradable de viaje.