Deja de hacerte daño

Todo comienza en la forma que tienes de tratarte, nos ofende muchísimo que los demás nos critiquen o incluso cualquier cosa que nosotros interpretemos como ofensiva, nos enrabietamos, nos sentimos heridos, y nos puede llegar a atormentar, sin embargo la autoexigencia (forma enmascarada de maltrato) no solo no lo vemos negativa sino que lo instauramos en nuestro día a día como algo natural.

Si embargo todo viene de allí, si me «flagelo» me hago más vulnerable a las críticas porque como yo no me apruebo necesito que lo hagan los demás. Puedo tener más tendencia a meterme en relaciones de dependencia, y aguantar situaciones negativas porque interiormente no pienso que merezca algo mejor y por tanto mi objetivo es que me quieran aunque eso suponga perder más autoestima.
Si quieres solucionar muchas cosas de tu vida comienza por preguntarte como te tratas, y deja de autoboicotearte es fundamental ese cambio para superar muchos aspectos de tu vida que solo podrás alcanzar tomándote fuerte de la mano.